Consejos saludables

Técnica natural para borrar las manchas de la piel.

Además de ser una hierba aromática que es muy utilizada en diferentes recetas de cocina y de tener gran aceptación entre los chefs más importantes en todo el mundo, se le conocen muchos usos medicinales.

El perejil es rico en vitaminas y minerales, y su jugo contiene aceites esenciales con un alto contenido de potasio y manganeso.

Esta crema casera hecha de hojas de perejil y limón (o vinagre de sidra de manzana) te ayudará a blanquear la piel y limpiar tu cara de manchas oscuras y pecas y le dará a su piel ese aspecto saludable.

Se utiliza como una cura para la fiebre, enfermedad renal, enfermedad del tracto urinario, diabetes, inflamación de los ojos, e incluso impotencia.

En cosmética perejil siempre ha sido conocido por un blanqueador y las propiedades regenerativas.

Elimina perfectamente el enrojecimiento, irritación e hinchazón, blanquea la piel, refresca y da tono.

Es excelente para el cuidado del contorno de los ojos.

Ayuda a eliminar el acné y las espinillas.

Puedes preparar fácilmente una loción de hoja de perejil y utilizarla a diario para el cuidado facial.

Ingredientes:

2 cucharadas de hojas de perejil picado.

1 cucharadita de jugo de limón 1 o vinagre de manzana.

200 ml de agua.

Preparación:

Vierta 200 ml de agua hirviendo sobre 2 cucharadas de picada de hojas de perejil fresco y cocinar a fuego lento durante 15 minutos.

Retirar del fuego y esperar que se enfríe.

Después añadir 1 cucharadita de jugo de limón o vinagre de sidra de manzana.

Verter en un contenedor de vidrio

Guardar en el refrigerador.

Cómo usarla:

Utiliza la loción cada mañana y tarde.

Esta loción casera perfectamente cierra los poros en la cara, limpia y blanquea la piel.

Gracias a las propiedades únicas del perejil, ayuda a la desaparición de las pecas y manchas oscuras y el regreso de tez clara y brillante.

Al utilizarla todos los días, después de un mes, las manchas de la cara desaparecerán.


10 Remedios naturales para expulsar las piedras en los riñones

Muchas veces escuchamos hablar de cálculos renales pero no tenemos idea a ciencia cierta de que es un cálculo renal y como llega a alojarse en los riñones causando muchas veces dolores agudos.

Los cálculos renales se forman a partir de alteraciones metabólicas, al aumento de producción de ciertos componentes químicos en la orina que no se disuelven lo suficiente sino que por el contrario, se solidifican o a la propia disminución del volumen de la orina.

Es decir, la formación y aglomeración de cristales de una orina en donde se concentran sales de manera elevada más el desequilibrio de otros factores que inhiben la concentración de los productos que se encuentran en la orina, favorece la producción de cálculos.

Se estima que más del 10% de la población sufre en algún momento de un trastorno ligado a la aparición de cálculos o piedras renales.

Los cálculos son pequeñas piedras o bultos sólidos que pueden en algún momento llegar a ser bastante grandes. Un tamaño importante de cálculo renal puede quedar atascado en el riñón o en las vías urinarias generando un dolor intenso.

¿Cómo sé si tengo un cálculo renal?

Los dolores típicos que generan los cálculos renales se concentran en la parte baja de la espalda y se pueden ir desplazando hacia el abdomen. También pueden sentirse en la ingle o los propios genitales conforme la piedra se va desplazando.

Este movimiento de los cálculos renales o la acumulación excesiva de los mismos también puede provocar:

– Orina turbia – Orina sanguinolenta – Náuseas – Vómitos – Fiebre – Necesidad de orinar con mayor frecuencia.


Si tenés hígado graso, lee estos consejos para curarte vos mismo.

Consejos saludables

La mala alimentación a la que nos acostumbramos durante años finalmente pasa factura y deja secuelas en nuestro organismo que luego debemos lamentar. El hígado graso es una de las consecuencias de una alimentación deficiente y aunque no es extremadamente grave, definitivamente no es beneficioso para nadie acumular ácidos grasos y triglicéridos en el hígado.

Para saber si tenemos hígado graso debemos estar atentos a estos síntomas:

– Dolor en zona de hígado – Cansancio generalizado – Pesadez luego de las comidas.

– Malestar general – Pérdida de apetito – Náuseas – Retención de líquidos en piernas y abdomen.

Aunque no hay un tratamiento específico para el problema del hígado graso, sí podemos ayudarnos de manera natural ingiriendo determinados alimentos que ayudan a revertir la situación de los pacientes, junto con algunos cambios de hábitos que es imperioso realizar.

Toma nota de todos los alimentos que pueden ayudarte a disminuir los índices de grasa y triglicéridos en tu hígado y no olvides que este órgano es irremplazable y cumple con la función de filtrar toxinas, de modo que si a causa de estar afectado no puede cumplir con su verdadera función, entonces todo tu organismo finalmente se resiente.

Alcachofas: Este vegetal ayuda a regenerar las células hepáticas gracias a su principal componente que es la cinarina.

Jengibre: Es ideal para bajar los niveles de triglicéridos por ser un potente antioxidante. Este superalimento depura el organismo y limpia las toxinas que lo perjudican.

Acelga: La fibra, es el principal componente de las acelgas que benefician al hígado. Restaura sus células y desintoxica.

Rábanos: El rábano descongestiona y desinflama el hígado. Puedes incorporarlo como un ingrediente más en tus ensaladas, combinado en un batido o como una fruta más dentro de tus jugos dulces.

Toronja (pomelo): Los cítricos en general sirven para depurar y desintoxicar el organismo, pero la toronja en particular por su acidez y toque levemente amargo quema las grasas y acelera los procesos de limpieza de las células hepáticas.

Además, acelera el metabolismo y ayuda a perder peso.

Pero además de utilizar estos remedios naturales podemos llevar a cabo ciertos cambios que redundarán en beneficios para nuestro organismo en general.

No olvides que el hígado es un órgano irremplazable que se encarga de filtrar toxinas de modo que si no puede realizar su trabajo de manera eficiente por estar cargado de grasas, esto repercutirá inevitablemente en tu salud en general.

Para ayudarte a ti mismo en este proceso de limpieza del hígado puedes iniciar este proceso siguiendo estos consejos:

– Perder peso. (Si el exceso es mucho, el descenso debe ser gradual).

– Cambiar hábitos saludables de alimentación (incorporar frutas y verduras).

– Descartar el alcohol.

– Realizar actividad física.

– Reducir índices de colesterol y triglicéridos.

– Prevenir por medio de vacunas Hepatitis A y B.

– Algunos estudios sugieren que el cardo mariano es beneficioso para el hígado y mejora su función ya que ayuda a desintegrar la grasa depositada en las células hepáticas.

Los tratamientos definitivos para curar el hígado graso no tienen un patrón indicado, pero cambiando hábitos, incrementando la actividad física y adquiriendo costumbres de vida sana en cuanto a la alimentación y a la reducción del alcohol, podemos revertir este diagnóstico de manera natural.

 

Facebook Comments

Deja un comentario