PREPARANDO LA ENTREGA

Todos conocemos la metodología de trabajo del  Hospital Privado Regional, de la cantidad de casos con malas experiencias que se han generado en dicho lugar.

El presidente de dicha institución es el Dr. Pedro Mazzoleni, quien tiene un largo historial de denuncias de diferntes índoles.

La generosidad de nuestro intendente, así como de sus concejales aliados, Silvia Mosman y Félix Chamorro, siempre apoyando a los que más tienen, y por tal motivo promueven un ‘comodato’ para la entrega de tan importante propiedad  a un privado.

El terreno ubicado entre las calles Canadá y El Salvador al lado de la reductora de gas. En este predio, se prohibió la construcción el Jardín de Infantes años atrás justamente por el riesgo de dicha reductora. Sin embargo, parecería no afectar a un satanorio (?).

¿Cuál será el ‘engaña-pichanga’ del sr. intendente? ¿Acaso espera alguien atención gratuita? Estamos hablando del HPR, por favor…

Estamos hablando de un administrador, Dr. Pedro Mazzoleni, que fue denunciado por no haber cumplir los tratos: “Las dos empresas médicas (Sanatorio del Sol y HPR) firmaron un acuerdo el 15 de noviembre de 2001 para compartir el edificio propiedad del Hospital Privado Regional, lo cual comenzó a ser efectivo a partir de julio de 2002. El idilio no duró ni siquiera dos años y en abril del 2004 Mazzoleni le envió una nota a Miguel González Róbinson, director del Sanatorio del Sol, “invitándolo a que se retirara del edificio a partir del 1º de mayo”, previo cambio de cerraduras (info. diario Río Negro 22/3/2006).

También fue responsable de una crisis económica formidable para la Federación Médica por un préstamo de $150.000 al HPR Bariloche en 2004 (info. diario Río Negro 4/5/2004).

¿Existe algún ingenuo que piense que después de construir un edificio van a ser obligados a retirarse por no cumplir un contrato? En este país, no.

¿Hay algún crédulo que crea que los dinahuapenses tendrán atención gratuita otorgada por un privado?

Este es el cambio: entregar lo que es de todos para que se beneficien los más ricos; ahuyentar la presencia del Estado y darle paso a los privados, los cuales no garantizan, de ninguna manera que las cosas se hagan bien.

La forma de ‘comodato’ terminará siendo un ‘para siempre’, sobre todo para aquellas personas que pueden comprar influencias. La Justicia, en este país no es ciega y algunos políticos, tampoco son mancos.

Si el Hospital Privado Regional o quien quiera, desea instalarse en Dina Huapi, tendrá que hacer todos los trámites de habilitación que marquen la Ley, pero si quiere un predio que es de todos, que lo compre y lo abone lo que el predio vale, sin rebajas, ni descuentos, ni conseciones, ni favores de ningún tipo. Y que luego el Ejecutivo y sus aliados del Concejo Deliberante digan en qué se invertirá dicha suma.

Algunos adoptaron la democracia para poder llegar a cargos de poder, pero no respetan a los ciudadanos, no nos informan y cuando lo hacen es con los hechos consumados.

El único que puede garantizar atención médica para todos es el Estado, nunca el privado, porque para éste es un negocio.

Invertirán más de un millón de pesos en dos aulas para el SUM, pero no invierten un centavo en el Centro de Salud.

Por eso hacemos un llamamiento a los vecinos a participar de la audicencia pública que se realizará el día lunes 19 de febrero a las  20hs.

Aquellos que quiera hablar públicamente deberán anotarse previamente, así como lo indica la resolución del poder Ejecutivo transcripto en la página 4. Aquel que no quiera hacer uso de la palabra, recuerde asistir, ya que nuestra opinión debe ser escuchada por nuestros gobernantes.

No dejemos que nuestro espacio de decisión sea manejado por otros, porque entonces serán otros los que decidan por nosotros.

Facebook Comments

Deja un comentario